Crisis de alojamiento en Ibiza afecta a trabajadores de clubes

Crisis de alojamiento en Ibiza afecta a trabajadores de la movida electrónica

Crisis de alojamiento en Ibiza afecta a trabajadores de clubes y de la cultura electrónica de la isla en general. El auge de Airbnb y la proliferación de estafadores ha hecho que encontrar una habitación en Ibiza sea una tarea titánica.

Trabajar un verano en Ibiza siempre ha sido un rito de paso esencial para los fanáticos de la música electrónica. Muchos visitan la isla con la esperanza de forjar una lucrativa carrera de DJ, mientras que otras almas menos ambiciosas pasan su tiempo libre tomando el sol y haciendo todo lo posible para andar de fiesta en fiesta. Pero sea cual sea su motivo para viajar, para sacar el máximo provecho de su verano en las baleares, no hace falta decir que va a necesitar un lugar para vivir.

Hace cinco años, encontrar alojamiento en Ibiza era una tarea relativamente sencilla. San Antonio estaba lleno de apartamentos con un precio razonable. Y muchos más se estaban construyendo. Desde entonces, las opciones de alquiler de verano han ido disminuyendo año tras año. Como resultado directo, los precios han aumentado a un promedio de $ 298 a $ 448 por mes por persona para una cama individual en una habitación doble en un apartamento básico que puede albergar a cuatro a ocho ocupantes.

«Creo que la principal razón por la que actualmente hay apartamentos menos asequibles disponibles para alquilar es la creciente popularidad de Airbnb«, explica Mark Saunders, de Ibiza Workers Accom y Rent Ibiza Holiday Villas. «Los propietarios locales saben que pueden triplicar el dinero alquilando sus apartamentos a los turistas en lugar de los trabajadores. Cuatro o cinco de los apartamentos que suelo alquilar en el transcurso del verano se utilizan para vacaciones. Los precios están subiendo porque hay menos propiedades disponibles. Es la oferta y la demanda, términos básicos «. 

El mes pasado, el jefe del turismo español, Biel Barceló, anunció la implementación de nuevas sanciones para los propietarios que alquilan sus propiedades a través de sitios web compartidos como Airbnb. La medida sigue a las manifestaciones públicas en oposición a la continua intensificación del turismo de masas en todo el país. Parece que puntos de vacaciones como Ibiza, Mallorca y Barcelona simplemente se han vuelto demasiado de moda. Factor en la creciente popularidad de Airbnb, que se suma a la afluencia de turistas, mientras que al mismo tiempo se pone más difícil la situación para los habitantes locales y los trabajadores para encontrar alojamiento. 

Habiendo pasado la mayoría de abril saltando de albergue a albergue, Kaylee de 22 años, proveniente de Leeds, al norte de Inglaterra, finalmente encontró un lugar para vivir a principios de mayo. «Estoy pagando $ 358  al mes para dormir en una pequeña sala en un sofá-cama que ni siquiera se pliega», dice la joven británica que trabaja como camarera en uno de los cafés del paseo marítimo de San Antonio. «Es mi primera temporada en Ibiza. Pensé que sería muy fácil de encontrar algún lugar, pero no. El lugar en el que estoy ahora es todo lo que podía permitirme. Mis compañeros de casa son geniales, pero es difícil descansar y no tengo mi propio espacio».

Los trabajadores británicos no son los únicos que se ven afectados por la falta de opciones de alquiler asequible. Las familias locales españolas que viven en la ciudad de Ibiza, cuyos apartamentos se utilizan ahora como alquileres de verano a corto plazo, se ven obligadas a regresar a los alojamientos básicos como en los que vivieron hace hace 20 años.

El residente español Eduardo, de 27 años, que trabaja en uno de los clubes nocturnos más conocidos de la isla, no la tuvo fácil para encontrar alojamiento en Ibiza. «Cuando me separé de mi novia no tenía donde vivir», explica Eduardo. «Por suerte un amigo mío me dejó dormir en su sofá hasta que finalmente logré encontrar mi propio lugar en marzo. Es un ático de un dormitorio con cocina cerca de Dalt Vila. Pago $ 895 al mes, lo que representa un valor muy bueno teniendo en cuenta la situación actual. El piso es propiedad de una pareja de ancianos que no quieren involucrarse con Airbnb o alquilar a extraños. Estoy tan contento de haberlo encontrado. Yo nací aquí en Ibiza, pero eso no hizo que encontrar un lugar para vivir sea más fácil». 

«Ibiza va a morir de éxito»

«Los ibicencos ya no podemos vivir en nuestra isla. Los alquileres han subido tanto en los últimos dos o tres años, espoleados por el incremento de turistas, que no podemos permitirnos la vivienda. Conozco a gente que tiene que compartir piso entre cinco o seis personas, incluso médicos, porque pocos pueden permitirse un alquiler de 1.600 euros por un piso de dos habitaciones. En Ibiza vamos a morir de éxito: este verano habrá más turistas que empleados, quizá no se puedan mantener los servicios», así le dijo Luis Gonzaga, portavoz de la plataforma de afectados por los alquileres, una asociación que reúne a 8.000 ciudadanos en torno a la necesidad de que se plantee una regulación en las rentas, al periódico El Confidencial de España.

Este problema no es nuevo: Ibiza tiene más de 3 años en crisis de alojamiento. En una nota del periódico El Mundo de España se está hablando del tema desde el año 2015 y ya para ese entonces se hablaba de que «la isla de Ibiza ha cerrado sus fronteras imaginarias vivienda por vivienda. El precio abusivo de los alquileres está obligando a cientos de trabajadores a renunciar a un puesto de trabajo. La isla, que ha pasado de puntillas por la crisis económica, es mucho más fácil encontrar empleo que casa. Los arrendadores quieren cobrar 600 dólares por un colchón en un terraza y sin derecho a nada».

Quizás te pueda interesar: Mira esta suite en Ibiza con equipos para DJ o Un ataque de tiburón se reportó en Ibiza

mixmag.com elmundo.es elconfidencial.com





X