David Bowie: Loving the Alien

Texto: Cherry Adam   

Las estrategias oblicuas (1975) de Brian Eno y Peter Schmidt, consisten en un juego de cartas que contienen frases aleatorias. Cada frase supone una idea, sugerencia o instrucción a seguir durante cualquier proceso creativo, sobre todo, si se está sufriendo de algún bloqueo. La estrategia de hoy es:


estrategia-oblicua-eno
Pero, ¿qué es ser extravagante? Más allá de la concepción tradicional de algo o alguien fuera de lo común; significa romper barreras y ser tú mismo. Mantener tu individualidad a pesar de las circunstancias, es el acto más extravagante jamás conocido. Fue, es y será la esencia de David Bowie.

Su partida me destrozó el alma. Me ví el lunes 10 de enero a las 8:00 am, llorando sin control, devastada. Muchos creíamos ciegamente en la inmortalidad de Bowie – como ser terrenal -, sin darnos cuenta que, efectivamente, sí que es inmortal: David Bowie no ha muerto, sólo estuvo de visita para dejarnos uno de los legados más importantes de la música y de la cultura contemporánea.

bowie gif

La historia de David Bowie está llena de momentos notables. Su deseo de experimentar y de superar límites es casi impensable. Nunca paró de innovar, incluso en aquellos instantes en lo que no contó con el apoyo de su círculo cercano o de sus seguidores. Su curiosidad era un músculo flexible que se alimentaba de nuevas tendencias, de arte, de música, de historia. Empezó su carrera tocando el saxofón inspirado por el rock & roll norteamericano de Little Richard y Elvis Presley.

Ziggy tocaba la guitarra y cambiaba al mundo (sin querer)

En la década de los 70, cuando Ziggy Stardust tocaba la guitarra, introduciendo al mundo dentro de la psique de ese personajes espacial, teatral y dramático, estábamos siendo testigos – sin querer – de un paralelismo propio de la época. Ziggy Stardust y los Spiders from Mars conquistaban Inglaterra mientras que Funkadelic, Parliament, Sun Ra y, más adelante, George Clinton en solitario, hacían cosas similares del otro lado del océano.

Rebel Rebel:

La voracidad de Bowie por conocer y descubrir nuevos estilos y nuevas fuentes de inspiración no saciaba. Entre 1974 y 1975, David se sentía muy atraído por el nacimiento de la música ambient y los primeros sonidos del punk y el new wave. Particularmente le llamaban la atención “No Pussyfooting” (1973) álbum de ambient producido por Brian Eno y Robert Fripp, y “Metal Machine Music” (1975) quinto disco de Lou Reed como solista y experimento noise que fracasó estrepitosamente (aunque vale la pena darle una oída), además de querer contar con Kraftwerk como teloneros de su gira.

Kraftwerk – The Robots:

La trilogía berlinesa y Brian Eno

Las razones de su viaje a Berlín son harto conocidas. Para esta nueva aventura, y proceso de desintoxicación, David contó con la compañía de Iggy Pop, Brian Eno y su productor musical de cabecera Toni Visconti. La razón de sumar a Eno a este viaje fue, en gran parte, al interés de Bowie por el trabajo post Roxy Music de Brian, el novedoso sonido de la música ambient y su álbum (uno de mis favoritos): “Another Green World” (1975).

EMS Sintetizador - Eno

Sintetizador EMS

Durante la producción de “Low”, “Heroes” (1977) y “Lodger” (1979), las estrategias oblicuas de Eno, su sintetizador EMS y el Harmonizer, así como la técnica de “cut-ups” aprendida del escritor William Burroughs, fueron elementos fundamentales en el desarrollo del sonido de esta trilogía. Cabe destacar la osada cara B de “Low” que cuenta con sendos temas decididamente ambient: “Warzawa”, “Art Decade”, “Weeping Wall” y “Subterraneans”.

Warszawa:

Durante la producción de estos tres discos – considerada una de las etapas más importantes en la vida de Bowie, no sólo musicalmente sino por la conexión que generó con Berlín-, David no sólo se separaba del sonido rock glam de su etapa Ziggy / Aladdin Sane, sino que coqueteaba con la electrónica y el new wave que tendrían tanto auge en la década de los ochenta. A Bowie le gustaba mucho el sonido de Devo y The Human League, y el tema “Red Sails” intenta emular el ambient rock de Neu!

Nile Rodgers y Giorgo Moroder

Podría decirse que los ochenta fueron la década menos electrónica de Bowie, aunque es importante mencionar sus colaboraciones con el guitarrista de Chic y productor musical Nile Rodgers y el productor Giorgo Moroder, nombres que resultan comunes hoy en día, gracias al dúo Daft Punk.

https://twitter.com/giorgiomoroder/status/686459432436301824

Con Rodgers, David produjo dos álbumes: “Let’s Dance” (1983), su disco más exitoso hasta la fecha, y “Black Tie White Noise” (1993). Con Giorgo Moroder trabajó en el tema “Cat People (Putting Out Fire)”, tema principal de la película del mismo nombre de 1982, y que sería usado por Tarantino en su película “Inglorious Basterds” (2009).

Inglorious Basterds:

Sonidos industriales y música electrónica

La década de los noventa y principios del 2000 supusieron para David Bowie, una de sus etapas más electrónicas y polémicas, para algunos entendidos, mientras que para otros es el momento más fértil y destacado del músico. De esta etapa surgen los álbumes “Outside” (1995), “Earthlings” (1997) y “Hours” (1999).

Para la producción de “Outside”, David volvió a contar con el apoyo de Brian Eno y la colaboración de Pet Shop Boys para el tema “Hallo Spaceboy”. La composición de los temas seguía siendo liderada por las estrategias oblicuas y los cut-ups, pero esta vez en forma de software, llamado Verbasizer y diseñado expresamente para Bowie.

Verbasizer-e1419006654651

Su siguiente álbum “Earthlings” (1997) fue considerado por algunos críticos uno de los exponentes del naciente género jungle en el Reino Unido. A pesar de no estar de acuerdo con esa afirmación, más bien siento que era una forma de encasillar la experimentación de Bowie y ponerle un nombre, sí que es cierto que David estaba muy interesado en la movida D&B y Junglist londinense, así como en el trip hop y la música industrial.

Bowie-Reznor

Para este disco contó con la colaboración de Trent Reznor en el tema “I’m Afraid of Americans”, y estuvo de gira con Reznor y los Nine Inch Nails durante 1997. Asimismo, no sólo colaboró con Goldie, respetado productor de Drum and Bass británico, sino que era un fiel asistente a las sesiones de Metalheadz en el Club Blue Note de Londres, tal como lo recuerdan Fabio y Grooverider.

Screen Shot 2016-01-13 at 3.50.41 PM

En la década del 2000, Bowie participa en el tema “Nature Boy” junto a Massive Attack para la banda sonora de la película Moulin Rouge (2001) y edita los álbumes “Heathen” (2002) y “Reality” (2003), para luego dar paso a un hiato que duraría una década.

Regreso, despedida y legado

Aparte de algunas colaboraciones puntuales y su última actuación en directo en 2006, no es sino hasta el 2013, en su cumpleaños número 66, que tendríamos el placer de volver a oír la voz de Bowie con su álbum “The Next Day”, bajo la producción de Tony Visconti. Su último álbum, “Blackstar” (2016), sería la despedida terrenal de un alma etérea e infinita.

Lazarus:

El legado de Bowie es difícil de definir porque supone reunir y etiquetar toda clase de influencias. Creo que en el caso de la música electrónica, y la música en general, su presencia no sólo viene dada por la sonoridad de sus discos sino por las técnicas usadas para la producción, así como la introducción de elementos que parecen obvios pero que resultan de una lucidez avasallante para el período en el que fueron introducidos por el artista.

Nunca se encasilló. Nunca temió enfrentarse a visiones contrarias o sugerencias opuestas. La interacción con artistas, productores, sonidos, arte y literatura, enriquecían su proceso creativo, lo llevaban al límite. Cada etapa de Bowie por sí misma es una carrera musical absoluta; es ver el nacimiento, desarrollo y evolución de un artista; es un camaleón que cambia de color; es una serpiente que cambia de piel; es una crisálida que se transforma en mariposa. Es amar al extraterrestre y entender que esta ascensión es la evolución natural de un artista que no es de este planeta.

Cherry Adam 



Posts Relacionados




X