Just Tease: sobre “Woman”, el tercero de Justice.

Huge-hefner

Texto: Amílcar Ortega

En ese lugar en el que la electrónica se mezcla con la música pop-ular, “Cross” cambió el mundo. El primer disco del dúo de productores franceses hizo de Ed Banger la disquera del momento y propulsó las carreras de todos los actos asociados a ella, se apropió de pistas de baile y ondas hertzianas, guió a una generación a las garras de beats frenéticos y distorsionados, de clubs llenos de cuerpos sudando, drogas y devoción. Su importancia no puede ser exagerada, su impacto no puede ser negado. Si pegas la oreja a la tierra, todavía se siente.

A pesar de ser relativamente exitoso y recibido con decencia por la crítica, y a pesar de que personalmente lo apruebo, el “Audio, Video, Disco” hizo caer las acciones de Justice. Mucho menos club, en palabras de la banda hicieron “música para el día” y medios y audiencia no se lo perdonaron; dejaron de ser los nuevos chicos de la cuadra y poco a poco desaparecieron en el background. En un principio fue difícil admitirlo, ahora, con la distancia que nos brindan los años, no tiene caso negarlo.

Quizás el fenómeno estuvo relacionado a cierto cambio estético en el apetito de los consumidores, cuyo paladar adquirió un gusto por la simplicidad que trae la sopa sin sal a la que les dió por llamar EDM. Me gustaría poder culpar a las nuevas generaciones y a su falta de respeto por todo lo que es sagrado, pero me temo que el problema es más profundo. En la actualidad, en cualquier género, los medios sólo promueven música sin riesgos, poesía o ambiciones. Y sé que cada generación ha dicho esto mismo de la que viene. Con cada vez más razón, en mi opinión.

En fin, el 19 de Noviembre el mundo recibirá “Woman”, la tercera placa de los franceses. Y los dos tracks que lanzaron para generar anticipación suenan sin fallas, como nada en el mercado. Grabados y mezclados a la perfección, con cada instrumento en su lugar y al volumen correcto, hasta a través de You Tube son el equivalente a un guante de seda en las manos de una joven Elizabeth Taylor.

  • Safe and Sound”: De nuevo trabajando con coro y orquesta, y armado sobre  la línea de bajo más bombástica que he escuchado en años, este track se apropió de  la Internet por un par de días y luego desapareció misteriosamente de la conversación. Quizás necesite un videoclip, quizás el momento de este sonido ya pasó y no transcenderá, pero para un servidor no hay duda de que estamos frente a una bomba atómica. A veces fantaseo con volver a ser DJ sólo para hacerla sonar en el momento justo y explotar una hipotética pista de baile.

  • Randy”: Una balada setentosa tejida electrónicamente con una melodía vocal que podría haber compuesto Kevin Parker, este track cuenta con inicio y final  fenomenales y el break más hermoso con el que me he topado últimamente. Crece con cada escuchada y sin embargo, a pesar del revisionismo pop que caracteriza a la época en que vivimos, no alcanzó el éxito de la primera ni comandó el mismo nivel de atención. Quizás necesite un videoclip, pero dudo que termine siendo un sencillo.

Personalmente, el extraordinario paisaje sonoro que revelan estos dos avances me dejó en el suelo tirado como una basura, no puedo esperar por el disco. Aunque no genere el mismo interés o impacto que “Cross”, aunque sus temas no se vuelvan ubicuos en pistas de baile alrededor del mundo,  lo que viene es especial. Arte, belleza y combustible para tus audífonos. Apuesto. Predigo. Espero.

Más info –> https://www.edbangerrecords.com/

Más Justice → https://hugehefner.tumblr.com/tagged/justice



Posts Relacionados




X