LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN PODRÍA SER REVERSIBLE - DJPROFILE.TV

LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN PODRÍA SER REVERSIBLE

Es sabido que los sonidos fuertes generan pérdida irreversible de la audición en humanos y la mayoría de los animales, incluso es posible de forma súbita o a largo plazo, ya que los diminutos vellos ubicados en el interior del oído, que cumplen la función de percibir las frecuencias se van dañando con el tiempo; sin embargo, un estudio reciente sugiere que esta consecuencia podría convertirse en cosa del pasado.

Según lo ha reportado The Atlantic, una investigación realizada por el Dr. Albert Edge en el año 2013, indica que se descubrió un inhibidor que puede ser utilizado para regenerar las células pilosas, en este sentido los científicos han sido capaces de reparar daños en la audición de los ratones, haciendo que vuelvan a crecer los vellos en sus oídos para que puedan escuchar frecuencias que antes ya no escuchaban. Es interesante que otros animales pueden hacer esto por su propia voluntad, sin embargo, en los grupos de mamíferos, el daño es permanente.

British DJ Ruth Flowers mixes music at a recording studio in Paris

De hecho, a pesar de que podrían pasar «años” o “décadas” para desarrollar un tratamiento exitoso para los seres humanos, la noticia ha provocado una oleada de interés en todo el mundo, gracias a la compañía holandesa Audion Therapeutics que inició la planificación de pruebas en humanos con el apoyo de la U.E y la start-up Frequency Therapeutics de Connecticut, que presentó una patente para un nuevo tratamiento.

Rolf Jan Rutten, CEO de Audion Therapeutics declaró:

Nuestro objetivo es demostrar que esto es seguro y bien tolerado. Es un campo competitivo, pero todo el mundo tiene su propio enfoque. Obviamente habrá uno de nosotros que tendrá éxito, pero puede ser que nuestros enfoques sean complementarios. En un órgano tan complejo como el oído hay un lugar para todo el mundo en el ecosistema. Tal vez en ese ecosistema aún hay espacio para un mamífero que puede regenerar su audición como un pájaro”.

Rolf Jan Rutten

Fuente: theatlantic





X