Lo que debes saber sobre los discos de vinyl y su legado ante la era digital

Lo que debes saber sobre los discos de vinyl y su legado ante la era digital

Los discos de vinyl están volviendo a la popularidad y las nuevas generaciones por fin acceden a este medio para grabar y reproducir música que entrega una calidad que la tecnología todavía no logra igualar.

Ya sean llamados discos de vinilo o discos de pasta según el lugar donde estés, es muy interesante conocer cómo se graba el sonido en estos discos que nacieron a fines del siglo XIX y hoy están más vigentes que nunca.

Cuando hablamos de discos de vinyl, la calidad del sonido, el arte y la estética es lo que despierta el interés de los coleccionistas. Se trata sobre todo de la singularidad del álbum de vinilo, como un trabajo artístico en vez de la opción comercial.

El vinyl tiene un sonido dinámico y no es tan ruidoso como el digital, ya que el cuidado puesto en el master de un vinyl, el planchado y el proceso en sí es mucho más importante que realizar un master súper ruidoso o comprimido en exceso. En la era de la distribución de música digital, el poder tocar los discos de vinyl es lo que los hace tan especiales, por lo que su calidad física es tan importante como su sonido.

¿Suenan mejor los vinilos pesados o los ligeros y endebles?

Al contrario de lo que muchos melómanos puedan pensar, los vinilos de 180 gramos no suena mejor que, digamos un vinilo de 120 gramos, porque la intensidad del groove se establece durante la masterización. La diferencia es que los vinilos de 180 gramos parecen mejor por ser más pesados y suelen resistir más tiempo que vinilos de peso más ligero.

Simplemente parecen mejores pero realmente no suenan mejor. Lo que sí puede ser es que el buen sonido dure más tiempo comparado con vinilos más ligeros, porque con el tiempo el vinilo puede deformarse por la temperatura y las condiciones de humedad o por no ser cuidadoso; lo que puede hacer que el disco se tambalee mientras lo reproduces.

Cantidad

A no ser que seas ya un dj de mucho éxito a tiempo completo, con giras y grandes conciertos, es probable que no necesites hacer un pedido enorme de vinilos. Si no puede que acaben metidos en cajas en tu casa o estudio.

Recuerda que los vinilos son pesados, por lo que el envío será caro. Producir en una fábrica cercana podría ser mejor a largo plazo, incluso si los costes de producción son mayores, ya que podrías terminar pagando más por el transporte si los pides en una fábrica más barata pero que está más lejos geográficamente.

¿Cuánto tiempo puede tardar?

Las fábricas de discos suelen tener temporadas de mucho trabajo y otras con menos. En torno al Record Store Day suelen tener más trabajo de lo normal, igual que durante las épocas de vacaciones, cuando muchos discos nuevos salen a la venta. El tiempo medio de espera puede ser de entre 12 y 25 semanas, pero si pagas más, muchas fábricas acelerarán tu pedido.

El fabricante necesita hacer primero los “test pressings” para poder detectar cualquier fallo antes de realizar todo el pedido. Si ellos encuentran defectos de sonido puede que tengas que hacer otro master y volver a pasar por todo el proceso de nuevo. Así que es mejor no darse demasiada prisa al principio para evitar cualquier error en tu master.

Planificar la duración de los temas y las caras del disco

Las distorsiones son más acusadas en el diámetro interior del vinilo, por lo que puede ser mejor poner canciones más suaves al final de cada cara del disco.

Para la mejor calidad del sonido, la duración completa de un disco de 12” a 33rpm debería tener de 17 a 22 minutos de música en cada cara, si es a 45 rpm debería tener entre 11 y 12 minutos de música en cada cara.

Para un la duración de un EP de 10” a 33 rpm te dará de 12 a 14 minutos por cada cara, a 45 rpm un disco de 10” tendrá entre 7 y 9 minutos. La duración de un Single de 7” a 33 rpm tendrá 5 o 6 minutos, si es a 45 rpm obtendrás 3 o 4 minutos.

Como norma general es mejor que la música termine entre uno y dos minutos por debajo del tiempo disponible, para asegurarte que tienes la mejor calidad de sonido y reproducción. Si quieres realizar un vinilo bien concebido es importante que tengas en cuenta la duración de las canciones y de las caras del disco, incluso antes de meterte al estudio a grabar tu álbum.

Ahora que estás listo para hacer tu vinilo, la siguiente pregunta es dónde lo vas a hacer. Aquí tienes una lista de fábricas de todo el mundo. Y si quieres hacer pequeños pedidos de 100 unidades de discos de vinilo de 12” o más echa un ojo al socio de iMusician 100VINYL.

Como músico independiente, hacer discos de vinilo para vender en conciertos es el mejor merchandise que puedas tener, mientras ofreces al mismo tiempo descargas digitales de tu música. Las dos son complementarias y puedes crear paquetes especiales para cada edición, con vinilos de diferentes colores o descargas digitales de canciones secretas incluidas con el vinilo.

El disco de vinilo nunca pasará de moda y es un formato estéticamente más agradecido para coleccionistas y para la gente que escuche tu música. Así que si decides planchar un disco, asegúrate de poner mucho amor en él.

Comparte este artículo si eres un «Vinyl Lover» o conoces a uno.


También te puede interesar...




X