Asistentes al Burning Man viajan con chefs, masajistas y sirvientes según censo

Muchos de los asistentes al Burning Man viajan con chefs, masajistas y sirvientes según censo reciente

La «inclusión radical» es uno de los diez principios del festival de arte y vida experimental de nueve días Burning Man, presentado por el co-fundador del festival, Larry Harvey. «Cualquiera puede ser parte del Burning Man«, dice en el sitio web del festival. «Damos la bienvenida y respetamos al extraño. No existen prerrequisitos para la participación en nuestra comunidad «.

Sin embargo, mirado en términos demográficos, Burning Man, ahora en su año 31, es un evento cada vez más exclusivo.

Cada año, hacia el final del verano en los Estados Unidos, aproximadamente 70.000 personas descienden en siete millas cuadradas en el desierto de Nevada para el festival, que tiene lugar en la ciudad efímera de Black Rock City.

Asistentes al Burning Man viajan con chef masajistas, y sirvientes

Burning Man es una celebración de autoconfianza, autoexpresión y prueba de nuevas identidades. Para muchos asistentes, que se hacen llamar Burners, es una experiencia liberadora y el evento más importante del año. También es una parte central de la cultura de Silicon Valley.

Durante los últimos cuatro años, un grupo de académicos que asistieron al festival han realizado el Censo de Black Rock City, una encuesta sociodemográfica asombrosamente rigurosa de los asistentes al festival.

Los datos revelan que los Burners son un grupo de élite. Ellos son típicamente blancos, y mucho más educados y ricos que el estadounidense promedio. Si Burning Man fuera un estado, los datos del Censo de Black Rock City 2016 revelan que sería una versión extrema del estado de Massachusetts, uno de los estados más ricos y educados de Estados Unidos. (Los datos de 2017 no han sido publicados).

La demografía de Burning Man versus Massachusetts y los EE. UU. En 2016

Asistentes al Burning Man viajan con chef masajistas, y sirvientes

Los informes de los datos indican que Burning Man se está convirtiendo en un un festival para una “clase superior”: las historias más extremas involucran a los Burners más pudientes trayendo chefs personales a cocinar langosta y estableciendo arreglos de lujo para dormir.

Desde 2013 hasta 2016, la proporción de los Burners con un ingreso personal superior a $ 100.000 dólares aumentó de alrededor del 21% a más del 27%. La participación con un título de posgrado saltó del 24% al 31% (estos números se estiman a partir de una muestra, pero es probable que sean precisos al 1%).

No es sorprendente que los asistentes a Burning Man sean excepcionalmente ricos. Un boleto para el festival cuesta casi $ 400 dólares, y  el Time estimó que el costo total de acampada, transporte, comida, etc. puede alcanzar los $ 2.000 dólares aunque muchos Burners lo hacen por menos. Cualquier evento costoso que requiera una semana libre de trabajo casi siempre estará compuesto principalmente por personas con dinero de sobra.

Los asistentes a Burning Man son cada vez más ricos y altamente educados

 

Muchos de los asistentes a Burning Man con los que se hablaron, particularmente aquellos que creen firmemente en la misión del festival, consideran que la falta de diversidad racial de Black Rock City es particularmente inquietante. Casi el 80% de los Burners se identifican como blancos, y solo alrededor del 4% como hispano, y 1% como de raza negra, según el censo más reciente.

Larry Harvey una vez le explicó a The Guardian que él pensaba que, «a los negros no les gusta acampar tanto como a los blancos» y que por esto era pequeña la población de gente negra en el Burning Man. Harvey también expresó su desprecio por la idea de tratar de marcar las casillas de diversidad. «Espera que todo tipo de personas se sientan bienvenidas al Burning Man, pero que una cultura de aceptación debería generarse desde adentro.

Varias comunidades que viven juntas durante el festival están buscando diversificar Black Rock City. El campamento de Burning Man Que Viva está dedicado a celebrar la diversidad, y el año pasado organizó un taller sobre cómo los blancos pueden ser aliados para la justicia racial. El campamento People of Color tiene como objetivo cambiar la demografía del Burning Man simplemente a través de fiestas con espacios inclusivos. Estos esfuerzos parecen estar haciendo mella: las cifras del Censo muestran que la proporción de personas blancas en Burning Man disminuyó del 83% en 2013 al 79% en 2016.

Matthew Eshed, un líder del campamento People of Color, cree que se puede adjudicar la falta de diversidad en el Burning Man al hecho de que la mayoría de los fundadores eran blancos y que Estados Unidos sigue segregado en muchos aspectos.

Fuente: qz.com





X