VIDEO - ¿SON SUSTENTABLES SEIS MESES DE FESTIVALES?

VIDEO – ¿SON SUSTENTABLES SEIS MESES DE FESTIVALES?

Es la temporada alta de festivales en una era donde la demanda de estos grandes eventos de música de todo el mundo ha llegado a un punto álgido. Un reciente informe de Nielsen encontró que 32 millones de personas asisten a un festival en los Estados Unidos cada año, y estos asistentes viajan un promedio de 903 millas para dicho evento.

Ellos pagan un promedio de 207 dólares, aunque algunos de los festivales más conocidos como Coachella tiene un costo de casi 400 dólares, y se vende en menos de una hora. No es diferente en otros lugares. En el Reino Unido, se realizaron 80 festivales de música en 2004, mientras que actualmente hay más de 250 dispersos en todo el país. Todas las entradas para el Festival de Glastonbury, que tuvo lugar el pasado fin de semana en Somerset, Inglaterra, se agotaron en tan solo veintiséis minutos en 2015.

Ya no es ningún secreto que las ventas de música grabada han caído en la última década, mientras que los ingresos de la música por streaming y presentaciones en vivo se ha incrementado. La «Temporada de Festival» puede durar casi la mitad del año, y a diferencia de la música grabada, los artistas y promotores de eventos obtienen enormes ganancias de las actuaciones.

Tiene que haber una trampa, ¿no? Correcto.

La popularidad de los festivales ha crecido casi al mismo ritmo exponencial en Europa, Estados Unidos, Asia y Australia, pero el grupo de artistas que pueden impulsar la venta de entradas y realizar sesiones satisfactorias para el público con diversos gustos musicales no se ha expandido de la misma manera.

Esto se puede explicar por una relación clásica entre oferta y demanda económica. Hay una restricción en el lado de la oferta (artista); los que son capaces de actuar en festivales y cosechar las recompensas financieras y de reputación haciéndolo durante el mayor tiempo posible.

También hay otros actores clave que perpetúan este ciclo. Los sellos discográficos, quienes una vez fueron los guardianes para toda la industria de la música, ahora ejercen menos poder que antes.

Como resultado de ello, son menos propensos a tomar riesgos o invertir en nuevos talentos. Mientras que en el pasado, un artista podía tener hasta seis álbumes para mostrar antes de ser reducido a una etiqueta, en la actualidad, si el segundo álbum de un artista fracasa, por lo general es el último.

La música en línea y la ubicuidad de transmisión ha cambiado la forma de consumir música. La necesidad de un álbum es menos importante de lo que era antes, ahora los oyentes pueden elegir prácticamente todo acerca de su experiencia musical.

No existe una solución sencilla para esto, pero varios festivales ya lo están abordando. Muchos, especialmente en los Estados Unidos, se especializan en un solo género de la música. Los festivales organizados por Insomniac y promotores hard son un ejemplo. Otros pueden reducir proporcionalmente su tamaño en el futuro, o elegir varios artistas de nivel medio para poblar cada una de sus etapas, en lugar de una superestrella con una cuota de reserva correspondiente como en Mysteryland US.

Como amantes de la música y para los asistentes, en realidad esto podría ser lo mejor. La música en vivo se hace más popular y más competitiva, forzando sacar las mejores habilidades y talento de los artistas.


También te puede interesar...




X