Un estudio alemán encuentra que los conciertos en interiores pueden ser seguros ante el COVID

Un estudio alemán encuentra que los conciertos en interiores pueden ser seguros ante el COVID

A medida que la segunda ola de COVID inspira incertidumbre en todo el mundo, el miedo a los conciertos y clubes puede ser un poco exagerado. Muchos países están probando formas de divertirse con medidas de seguridad para evitar la propagación del virus.

Los científicos alemanes decidieron planificar un concierto experimental de 4.200 personas para comprender mejor el riesgo de transmisión del COVID-19. Después de una investigación exhaustiva, los investigadores determinaron que los conciertos de música son seguros con máscaras y una ventilación adecuada.

University Medical Center Halle (Saale) realizó el estudio. Un grupo de profesionales reclutó “voluntarios sanos” de entre 18 y 50 años para el estudio del concierto de música. La etapa de pruebas de 10 horas de duración tuvo lugar en Leipzig, Alemania, el 22 de agosto. Una situación extraña para muchos y una fiesta para muchos otros.

En resumen, los organizadores dieron la bienvenida a 1.500 voluntarios para realizar pruebas en un lugar con capacidad para 12.200 personas. El Arena Leipzig acogió tres simulaciones de conciertos distintas, cada una realizada por el cantante nacido en Berlín Tim Bendzko. Los voluntarios también tomaron las pruebas COVID-19 antes de tiempo.

Los voluntarios usaron mascarillas de respiración FFP2, marcadores de contacto y un amplio desinfectante de manos de quienes supervisaron el evento. Al principio, los participantes experimentaron la música de Bendzko sin distanciamiento social, de la misma manera que antes de la pandemia. Luego, el experimento llegó a una segunda fase cuando los miembros de la audiencia respetaron la distancia social a lo largo de la actuación. Finalmente, el último componente englobó a los invitados que disfrutaron del concierto en butacas y luego partieron en tranvía.

La ventilación adecuada y las mascarillas son cruciales

Después de un largo período de estudios, los organizadores finalmente revelaron sus hallazgos. Los resultados se publicaron en un comunicado oficial y en una conferencia de prensa transmitida en vivo. Básicamente, los resultados indican que el flujo de aire adecuado es un factor crucial para reducir significativamente el riesgo de infección. Durante las pruebas, incluso utilizaron una máquina de humo para obtener una referencia visual.

De manera similar, Restart-19 encontró que la mayoría de las interacciones de persona a persona y las posibles transmisiones de COVID-19 ocurrieron alrededor de la entrada y durante los descansos entre conciertos. Estas áreas «deben ser el foco de planificación» para los promotores y los lugares. Y junto con otras medidas preventivas, las precauciones pueden contribuir a conciertos seguros en medio de la pandemia, según los expertos médicos. De todos modos, mientras el virus se siga propagando, es poco probable que se celebren conciertos como antes.

Después del evento, el 90 por ciento de los participantes estuvo de acuerdo en que es bueno usar una máscara. Están dispuestos a volver a lucirlos en conciertos para conseguir el regreso de actuaciones de gran público. En conjunto, las conclusiones de Restart-19 parecen en general alentadoras en el contexto del eventual regreso a gran escala de conciertos y festivales. En el mejor de los casos, podría llegar en algún momento del próximo año.

Fuente: Stereogum


También te puede interesar...




X